viernes, 26 de julio de 2013

Muerte masiva de abejas: nuevas evidencias sobre pesticidas complican el panorama.

Abeja con polen (fuente de la imagen)
El colony collapse disorder (CDC) es una enfermedad que sufren las abejas y puede acabar con toda la colmena. Llega a reducir la población de abejas melíferas hasta en 80% en algunos casos. Se han postulado diversas causas, y recientemente se ha apuntado con firmeza hacia los neonicotinoides (un tipo de insecticida), pero aún así quedan muchas preguntas por contestar. Ahora un nuevo estudio, el primero en trabajar en condiciones reales, arroja algo más de luz a este complejo y preocupante asunto.

Publicado en PLoS one, el estudio ha cuantificado por primera vez el contenido de pesticidas presentes en el polen que las abejas llevan de vuelta a la colmena. Y ha investigado si el contenido de pesticidas del polen se asociaba a mayor presencia de Nosema ceranae.

El estudio es importante por varios motivos. Primero mejora la metodología anterior al realizarse en un entorno natural: con alimentación, pesticidas y niveles de exposición correspondientes a la realidad. Trabaja con abejas melíferas en sus colmenas. Hasta ahora casi todos los estudios se realizaban en laboratorio en condiciones artificiales. Es relevante también por el hecho de investigar la asociación del contenido de pesticidas del polen con probabilidad de infección por Nosema ceranae (un hongo endoparásito que puede acarrear la muerte de toda la colmena), una relación "indirecta". Otro aspecto a destacar es que es de los pocos estudios que incluye fungicidas y acaricidas en el estudio (productos que a menudo usan los apicultores para el control de la varroa, un parásito relativamente frecuente en las colmenas).

Probabilidad de infección por Nosema
correlaciona con carga de  fungicidas en polen.
En total los científicos identificaron 8 productos de síntesis química que se asocian con Nosema. El estudio halla correlación entre la carga de fungicidas en el polen y el número de esporas de Nosema (ver gráfico adjunto). Las abejas que comían polen contaminado por fungicidas eran tres veces más propensas a ser infectadas por Nosema.

Como dato curioso, el estudio encontró que dos fungicidas (clorotalonil y piraclostrobina) y dos acaricidas (amitraz y fluvalinato) utilizados por los apicultores para controlar la infestación de varroa  tuvieron un efecto pronunciado sobre la "capacidad de resistir la infección por Nosema". Anteriormente se consideraban los insecticidas como principales candidatos de un efecto directo sobre la población de abejas. Se pensaba que los fungicidas y acaricidas las afectaban poco. Ahora se ha visto que los propios tratamientos usados para las abejas pueden afectarlas. Demuestra por primera vez, que las concentraciones habituales de pesticidas que podemos encontrar en la realidad dañan a la salud de las abejas. En este caso mediante el aumento de la susceptibilidad a la infección por Nosema ceranae.

El estudio encontró otro dato sorprendente: las abejas de Estados Unidos, que son descendientes de las abejas europeas, no llevan el polen a casa de los cultivos nativos norteamericanos sino que recogen polen de las "malas hierbas" y flores silvestres cercanas. Ese polen, sin embargo, también está contaminado con plaguicidas, incluso siendo plantas que no fueron directamente rociadas. 

"El tema de los pesticidas es mucho más complejo de lo que creíamos", dice Dennis vanEngelsdorp, autor del estudio. "Es mucho más complicado que un solo producto. Lo que significa, por supuesto, que la solución no consiste en la simple prohibición de un tipo de producto."

Tabla de pesticidas hallados en
el polen y su riesgo relativo
Los resultados específicos varían, y pueden depender del pesticida, combinación de pesticidas o dosis utilizadas. Podéis mirar el interesante estudio para más detalles. Los autores apuntan a que "dada la diversidad de las vías de exposición a los pesticidas que mostramos y la creciente evidencia de que las mezclas de pesticidas dañan las abejas, existe una necesidad urgente de una mayor investigación sobre los mecanismos que subyacen a los efectos sinérgicos de pesticidas sobre la salud de las abejas melíferas"

Parece que algo se podría hacer mejor en la industria de los pesticidas. Recientemente en un artículo científico "la American Pediatrics Association aconsejaba evitar la exposición de pesticidas en niños tanto como fuera posible"

Ya ven, nos encontramos otra vez con el desconocido efecto cóctel. Del que ya hablamos en este blog, en esta entrada sobre la carga química corporal. y ésta sobre la adecuación del apelativo quimiofobia. Lo cierto es que desconocemos qué efectos sobre la salud pueden tener la multitud de sustancias químicas presentes en el ambiente de forma combinada.

Y también topamos con los problemas de la vigilancia epistemológica: ¿Qué posibles efectos indirectos puede tener la panoplia de productos a la que estamos expuestos? ¿Cambios en el metagenoma? ¿Selección competitiva? ¿Selección de parásitos? ¿Cómo podemos evaluar estos riesgos indirectos tan difíciles de estudiar? ¿Cómo podemos evaluar efectos aditivos y sinérgicos?

De momento parece que algunos pesticidas hacen a las abejas más susceptibles a la infección por Nosema. Sería interesante saber qué sucede en el caso de los humanos. Cuánto nos queda por saber.

Todas las tablas extraídas del artículo original:

Jeffery S. Pettis, Dennis van Engelsdorp, Josephine Johnson and Galen Dively. Pesticide exposure in honey bees results in increased levels of the gut pathogen Nosema. PLoS one.

11 comentarios :

  1. Resulta muy grato hallar un blog de ciencia , tan bien redactado , tan bien fundamentado y tan ecuánime . En el maremagnum de datos a veces es necesario encontrar la luz dentro de la tranquilidad de la mente ; y eso es lo que se nota que tiene el autor , al menos para estos temas .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Gracias por los comentarios. Tus calificativos me suenan casi utópicos. Me anima saber que a alguien se le ocurren semejantes palabras al leer algo que he escrito.

      Precisamente esas son algunas de mis preocupaciones. Es arriesgado, especialmente en ciencia, dictaminar sobre imponderables como, a veces, la creencia nos impulsa a hacer. Por ello el valor que otorgo a la imparcialidad y a ser consciente de los límites de la ciencia y el conocimiento. Una aproximación imaginativa que probablemente abre muchas más puertas que el positivismo.

      Gracias por comentar

      Saludos

      Eliminar
  2. Muy deacuerdo amigo...la verdad que d gusto ver de vez en cuando posts así que reflejan algunas veces la verdad que no se ve....

    Un saludo

    Ying Yang (http://criiticalss.blogspot.com)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios. Me halagan

      Quizás te guste esta entrada anterior que habla de lo que no se publica

      http://lacadernera.blogspot.com.es/2013/06/sesgo-y-parcialidad-en-las-publicacion.html

      Saludos

      Eliminar
  3. Muy interesante el artículo. Ciertamente preocupante.

    Donde pone "El tema de los pesticidas es mucho más complejo que la que creíamos" se entiende que es "de lo que creíamos"

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las correcciones. Se me pasaron.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Muy bien expuesto. Enhorabuena! Gracias por compartir la información con nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado. A menudo es difícil reflejar la complejidad de la realidad al hablar de un asunto.

      Gracias por comentar

      Eliminar
  5. Os dejo un artículo sobre el polen de abejas y donde conseguirlo.

    http://goo.gl/vAHYKs

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar